La poliuréa es un elastómero bi-componente empleado para recubrimientos en continuo, sin solapes, juntas ni fisuras he indicado para el recubrimiento protectivo e impermeabilizaciones de superficies, recipientes, anticorrosivo, espumas de poliuretano, poliestireno expandido o como recubrimiento texturizado decorativo.

Presenta resistencia a soluciones salinas, hidrocarburos, ácidos diluidos, encapsulado de fibrocementos (Norma CEE sobre asbestos) e incluso puede estar en contacto con agua potable y productos para la alimentación. Formulándose según los requisitos exigidos para la aplicación y el uso de la superficie recubierta.

De gran eficacia en la impermeabilización por su comportamiento frente al agua y su capacidad de elongación, alcanzando hasta un 700%, por su aplicación proyectada a altas presiones, con una curación de pocos segundos en los que crea un enlace permanente con el sustrato sobre el que se aplica, pudiendo ser este de todo tipo, hormigón, cerámica, metal, etc. Tiene máxima rapidez de aplicación, tratándose grandes superficies en tiempos sorprendentes.

Asimismo, por sus cualidades en cuanto a resistencia a la absorción, al impacto y dureza, y mediante un sencillo tratamiento, tiene utilidad en zonas transitables evitando deslizamientos, con una agradable estética y con cualquier posibilidad de color.